Gasto gubernamental necesita mejorar eficiencia

Categorías: Editorial | 0

dineroMéxico, el país de las reformas estructurales, que se espera ingrese a la economías de la élite mundial, todavía no puede comenzar con una básica e indispensable: al gasto público para que el presupuesto federal no cuente con dispendio y gasto ineficiente.

 

El gasto público en diferentes momentos y por diferentes situaciones: corrupción o gasto ineficiente se mencionó que debería haber un reforma que demuestre efectivamente que se cumple con los objetivos de eficiencia y eficacia.

 

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el mando de Luis Videgaray Caso pretendió instaurar el Presupuesto Base Cero para racionalizar y conseguir los resultados mejores posibles.

 

Documentos del Banco Mundial (BM) sobre la revisión del gasto público en México señalan que “las asignaciones de gasto público todavía no se alinean totalmente con las prioridades estratégicas de la reducción de la pobreza, crecimiento y generación de empleos”.

 

Además, señalan que el “incremento en el gasto ha sido capturado por intereses especiales en los sectores público y privado. Por otra parte, algunas experiencias recientes en México apuntan a la posibilidad de reasignar recursos para transferirlos de programas ineficientes e inequitativos a iniciativas populares más efectivas”.

 

En 1996, México estableció una medición del desempeño del gobierno y en la actualidad el presupuesto anual incluye alrededor de 10 mil indicadores de desempeño. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) señaló que a más de 10 años de la aplicación del Presupuesto Basado en Resultados (PBR) sólo se obtendrán resultados positivos “el PBR no logrará su mejor propósito si la sociedad no se involucra para demandar de su gobierno mejores resultados con menos recursos”.

 

El World Economic Forum (WEF) señaló que México se encuentra en la posición 94 de 138 del con una calificación de 2.6 puntos de 7 puntos en el gasto gubernamental ineficiente, lo que se refleja en la disparidad de la sociedad mexicana.

Dejar un comentario