En nombre de la inflación

Categorías: Editorial | 0

preciosEl incremento de los precios del 2017 se debe principalmente al incremento de las gasolinas y el diésel, así como a la volatilidad del tipo de cambio del peso que se vivió en el inicio de año.

 

Además, este incremento de la inflación no se encuentra en niveles alarmantes o en espirales inflacionarias que se vivieron en las décadas de los 70s y 80s.

 

Hace más de 20 años se tenían tasas de inflación superiores al 100 por ciento, lo que dio origen a la devaluación del peso a principios de los 90s (1993) al quitarle tres ceros a la moneda mexicana.

 

Después de ese momento la economía del país registra estabilidad económica, las cifras en el incremento de precios no mostraron los incrementos estratosféricos en comparación a la etapa previa, en la que el pico se ubica en Febrero de 1988 con un 179.73 por ciento.

 

La cifra de inflación a la fecha de Junio es de 6.31 por ciento, en ningún momento se coquetea o deja entrever por parte de los analistas, especialistas, economistas que la inflación pueda salir de control si hay un aumento al salario mínimo para que llegue a 92.70 pesos.

 

Es más, se prevé que la inflación para el año entrante pueda bajar uno o dos por ciento por la liberalización de precios de las gasolinas, el factor principal del incremento, al que además hay que sumar la relativa estabilidad cambiaria porque las amenazas de Trump casi han desaparecido o se ve muy complicado que lleguen a cristalizarse.

 

En fin, la inflación no puede usarse como la excusa para no incrementar el salario mínimo, la que además se encuentra con ruta controlada, no hay amenazas que la pongan en un camino hacia las nubes como en años pasados.

 

inflacion

Dejar un comentario